La juventud, ese divino tesoro…

Parece algo bastante tonto señalar aquí que la juventud goza de las mayores cargas de sensualidad, ya que por lo general es en esa edad cuando nuestro físico se encuentra en la plena flor de la vida. No hay duda de que uno y una desea gozar con gente joven, de cuerpos perfectos a poder ser, y últimamente, muy bien trabajados, porque gracias a la fama que han adquirido los gimnasios, cada vez más jovencitas aparecen por allí para ir poniéndose en forma ya desde momentos muy tempranos de sus vidas. Pero tampoco importa si algunas de ellas no son precisamente un despliegue de belleza y perfección: indudablemente, los hombres nos sentimos atraídos por las chicas jóvenes mucho más que por mujeres maduras, aunque por supuestas de estas últimas también se podría hablar mucho, largo y tendido.

Pero, ¿también es así en el caso de las jovencitas lesbianas? Pues al parecer, la preferencia sexual no marca ninguna preferencia. En verdad, si tenemos en cuenta los gustos heteresexuales de los varones en edad adulta, y nos fijamos también en sus rutinas al ver porno online, descubrimos que eso de ver a dos mujeres montándoselo entre ellas es algo que tiene bastantes adeptos. El sexo lésbico tiene muchos seguidores, y no precisamente son mujeres homosexuales, sino que, como digo, la gran mayoría son varones, y que además se declaran apasionados de las curvas y cuerpos femeninos; sin embargo, el morbo de ver a dos tías en acción la una con la otra, es algo que excita bastante a estos hombres, y claramente se decantan por ver videos de tortilleras jovencitas, antes de de otras de cierta edad.

Supongo que en realidad nunca podremos deshacernos del todo de ciertos principios machistas, o al menos no tan pronto como querríamos, y cuando vemos una escena de lesbianas cercanas a la veintena, quizá se nos viene a la mente lo viciosas que deben ser esas chicas para comerle la boca a otra, o cómo nos gustaría poder follar con alguna de ellas y demostrarle lo bien que viene una polla para el sexo, y que se deje de tonterías de andar con otras… No sé bien, quizá nos fascinan las mujeres que buscan placer de otras formas que no simplemente al lado de un hombre, y que son capaces de conocer su cuerpo tan a la perfección que en la búsqueda del placer no les importa los “quiénes”, sino decididamente los “qué”.

Así que el consejo es claro para las jovencitas, sean lesbianas o no: aprovechad los años mozos para desplegar todo vuestro potencial erótico y sensual, pues aunque haya un momento de cierta madurez en que también se os puede considerar irresistibles, el apostar por la juventud siempre es una carta segura.

Y con tanto estímulo, te pasas al porno online

Hay gente que tiene una especie de sensibilidad especial para todo este tema del erotismo y la sensualidad, algo que a priori puede parecer una ventaja, pero que no lo es tanto si a la postre resulta que no tienes alguien cerca que comparta esa misma habilidad; vamos, lo que es decir en plan bestia que es capaz de encenderse en un instante, y que luego no encuentra a nadie que responda a ese calentón, no sé si me entendéis.

Seguro que sí, y por eso es que de esa extrema sensibilidad, uno pasa a la pornografía casi sin darse cuenta, no porque necesite algo para motivarse, sino precisamente porque es la única manera que se encuentra para desfogar (eso, y la masturbación, no nos hagamos los que no sabemos). Y aunque antes era un poco más complicado y público acceder a ella (que si tenías que comprar revistas en el kiosco, que si tenías que alquilar o comprar una película en un videoclub…), en la actualidad sólo se necesita abrir el navegador en cualquier dispositivo con acceso a internet, dar a un clic, y las posibilidades son infinitas.

Hay mucha gente que, en esta tesitura, son aficionados a ciertas webs porno, y les son bastante fieles, pero cada vez más usuarios se apuntan a los xtube porno: ya sabes, esas páginas que ofrecen videos porno de diferentes fuentes y que suelen clasificarse por categorías. Se ve que eso gusta a los que visionan este tipo de contenido, porque oye, depende de la intensidad de tu excitación, o quizá de lo que lo haya provocado, te apetece ver desfogar con una u otra escena, y no siempre tiene por qué ser la misma, aunque lo normal es tener alguna práctica sexual favorita; o al menos, algún actor o actriz porno preferido, que siempre hay forofos de algún artista del que gusta su forma de actuar más que la de otros (sí, hay quién está pendiente de estas sutilezas, no creas).

De cualquier forma, hay tantas opciones que, de entrada, casi es imposible no ver algo porno cuando uno navega por internet, así que en principio el único problema sería elegir precisamente qué no ver, jeje. Web de contenido porno como Keezmovies hay muchas, y aunque ésta es una de mis favoritas, no diré ni que es la única ni que es la mejor, porque eso depende por supuesto del gusto del visitante. Entre mis colegas tienen mucho éxito los videos de 4tube xxx, una productora que realiza buen contenido pornográfico para adultos, aunque como digo, yo soy más de ir a la aventura: me gusta esperar a ver qué me aparece navegando aquí y allí, a conformarme con el contenido fijo que ofrezca un sitio web, por muy bueno que sea. A veces, uno encuentra verdaderas joyas si busca, todo esto sin desmerecer esas páginas x que sin duda están muy curradas.

El mar como símbolo erótico del verano

Por poco que te guste la arena en todas las partes de tu cuerpo, o el mal sabor de boca que deja el agua salada, cuando llega el verano todo el mundo sueña con ir a la playa el mayor número de veces posible: los del interior para cambiar de aires y probar un ambiente distinto, y los de costa para conocer así a los visitantes, el mejor momento del año para hacer nuevas amistades o, como se suele decir, “lo que surja”.

Imagino que todos tenemos en la mente la imagen de ese famoso cuadro de Afrodita saliendo del mar; y teniendo en cuenta que esa diosa era la representación del amor carnal, vamos, del sexo con todas sus letras, es normal que el piélago se haya convertido en un símbolo erótico por excelencia. Los poetas intentan hacerlo bonito y lo relacionan con el amor infinito, el sentimiento perdurable, la inmensidad de los sentimiento y todo esto, y aunque es de agradecer, la gente corriente no somos tan espirituales: los que más y los que menos hemos tenido fantasías eróticas estando en la playa, y algunos más afortunados quizá hayan conseguido hacerlas realidad.

¿Quién no ha soñado con tener una noche de sexo salvaje en una playa desierta? Y eso que, después en la realidad, la cosa pierde mucho encanto, pero es lo que tienen los sueños eróticos: que se ven mucho mejor en nuestra mente que lo que en verdad son. Arena por todas partes, una ola inesperada, e incluso un visitante voyeur por sorpresa, muchas son las cosas que pueden fallar y dar al traste con toda la parafernalia sensual y sexual que nos hayamos imaginado; pero por mucho que la realidad enfríe el asunto, nuestra mente sigue viendo la playa como un lugar lleno de sensualidad y dado a hacer realidad nuestros pensamientos más calientes.

Luego, también con la lógica de nuestros sueños eróticos, llega el invierno y la cosa se enfría, y no precisamente por la bajada de temperaturas, jeje. Parece ser que cuando el sol no calienta tanto, eso de montarse escenas candentes al aire libre ya no nos pone tanto; delicadito que es el ser humano, al menos en su mayoría, qué se le va a hacer. Por eso, hay que aprovechar estos meses de verano, y lanzarnos sin demora a hacer realidad todas las fantasías que tengamos con el mar… igual, alguna cae.

Erotismo: la unión perfecta entre cuerpo y mente

Aunque nuestro cerebro es el órgano que domina nuestro cuerpo por completo y hace que realicemos todas nuestras funciones vitales, no solemos ser conscientes de ello, pues son acciones involuntarias de la que casi no tenemos noción. Es la mente la que ordena y el cuerpo el que obedece, y así, con esta fusión biológica, comenzamos nuestras vidas y también las terminamos, y pocas veces nos paramos a pensarlo.

Sin embargo, hay momentos en nuestras vidas en las que la unión funciona totalmente al revés, y es cuando nos topamos de frente con algo llamado erotismo. Es en ese momento cuando las sensaciones que llegan a nuestro cuerpo son las que crean en nuestro cerebro ciertos deseos o expectativas, aunque tampoco es una ciencia exacta: lo que el erotismo puede evocar en la mente de una persona nunca es exactamente lo mismo que en la de otra, por eso no hay una fórmula infalible para conseguir despertar la misma sensación en dos personas distintas.

Diría más: puede incluso que en la misma persona tampoco sea posible repetir las mismas sensaciones ante el mismo estímulo. Porque sí, la sensación erótica entra por los sentidos y se acaba formando en nuestra mente, pero también depende de eso que se llama subjetividad, que por supuesto está compuesto por nuestros gustos y también por nuestras circunstancias. Por ejemplo, puede que en algún momento de tu vida tu chica te haya llevado a un punto de sensualidad máximo usando un conjunto de lencería negra muy sexy; pero pasado un tiempo, a ti te ha dado por inclinar tus gustos hacia el color rojo, con lo que el efecto que se conseguiría al recrear la situación de nuevo ya no tendría el mismo resultado.

Es cierto que los seres humanos tenemos catalogados ciertos estereotipos como muy eróticos o sensuales. La mayoría son de tema visual: la belleza física, la lencería, ciertos colores como el rojo o el negro, y hasta la pornografía; pero también los hay relacionados con otros sentidos: algún perfume u olor en particular, las comidas que se suponen afrodisíacos, el tacto de la seda… Pero como digo, gracias al cambio en nuestros gustos, o simplemente porque no vemos lo mismo en una persona que en otra, estos estímulos pueden ir cambiando. A veces nos sentimos atraídos por elementos en los que nunca habíamos pensado, y nuestra mente empieza a crear nuevas sensaciones eróticas que nunca habíamos pensado que podríamos encontrar ahí.

Al fin, lo que intento decir es que todo el tema de la sensualidad no está solamente en el exterior, y que una gran parte de él tiene un origen subjetivo. Y que aunque nuestro cuerpo se empeñe en considerar cualquier cosa como el súmum del erotismo, nuestra mente es la que tiene la última palabra, obligando como siempre a las funciones físicas a doblegarse a su voluntad, por mucho que lo que nos rodea intente convencerle de lo contrario. Por eso, es importante buscar cada día aquello que nos motive en el sentido erótico, sobre todo elementos novedosos que obliguen a nuestro cerebro a rendirse a nuestros sentidos.

Vuelve Enbazan el blog de la historia

Vuelven Enbazan un blog que ya es historia en Internet, un blog que puede hablar de lo que quiere incluso de porno. Internet tienen mucho de vídeos porno pero claro en este blog no solo hablaremos de esto. Tenemos mucho de lo que hablar en Enbazan. Una web que hará historia por su contenido de calidad y prestigio internacional en el este y en el oeste. Todos quieres ser porno en Enbazan.

También videos XXX en Ebanzan

Te vamos a contar que existe mucho contenido de jovencitas xxx en Internet que son de los mejores vídeos en hd gratis y que los podrás encontrar a un solo click de distancia. La vida del porno en Internet es un poco efímera por eso no dejes de visitarnos antes que sea demasiado tarde.